MENUMENU

Marketing Experiencial

Concepto de Marketing Experiencial

¿Qué es el Marketing Experiencial?

El Marketing experiencial es aquel que se basa en las experiencias, conectado en cierto modo con el Marketing emocional o de emociones. La conexión entre ambos se debe a que buscan causar sensaciones o emociones en el consumidor, aunque el primero, en el que nos vamos a centrar, no lo hace con el mensaje, sino construyendo algún tipo de experiencia que cale mucho más en la audiencia.

También parte de la importancia de la experiencia del usuario durante el proceso de comercialización y utilización del producto o del servicio por el que paga. Repasa todas las fases implicadas en ambos procedimientos y analiza todos sus elementos, además de la respuesta del consumidor, para valorar si es óptima o no.

Pone al consumidor en primer lugar y, a partir de ahí, construye todo lo necesario para hacer que su experiencia, además de ser única, sea perfecta, suave y sobre todo satisfactoria. Así, lo que se consigue es que la clientela no se sienta atraída solo por el buen rendimiento o las calidades del producto por el que paga, sino también por la experiencia que lo envuelve tanto antes como después de su adquisición.

Es un tipo de marketing que refuerza de forma considerable el valor de una marca, logrando que sus puntos más fuertes destaquen y permitiendo que su visibilidad aumente gracias a una interacción con el consumidor más que adecuada.

Para qué sirve el Marketing Experiencial

El Marketing experiencial sirve para varias cosas. Ayuda a vender mejor no solo un producto, sino la calidad y el buen desarrollo del proceso de compra, como también los valores de la compañía que lo oferta. También, logra lanzar un mensaje al consumidor que permite una mayor conexión entre él y la marca.

A consecuencia de esto, se facilita el boca-oído o la difusión gracias a la satisfacción. Muchas veces, los propios consumidores se convierten en embajadores de una firma sin quererlo, y esta posibilidad es algo que se refuerza considerablemente con este marketing de experiencias.

Ejemplos de Marketing Experiencial

Como ejemplos de marketing experiencial podemos tomar varios casos. En el siguiente post, puedes ver varios bastante interesantes: 7 ejemplos de marketing experiencial.

Para exponer un caso práctico, podríamos plantear un escenario en el que nuestra agencia, NeoAttack, realizara una campaña al aire libre en la que pusiera a cualquier persona a diseñar una web. De esta forma, se construiría una experiencia que, además, demostraría la necesidad de contar con los profesionales adecuados para ello.

Podemos plantear muchos más casos, pero la idea es clara: dar forma a algo que interactúe con el consumidor y, además, acompañarlo más adelante para hacer que la compra o la contratación sea algo que quede en su recuerdo.

Más información sobre el Marketing Experiencial

Si te interesa esta materia, puedes leer más sobre el marketing experiencial en los enlaces que vamos a dejar más adelante. A través de ellos puedes obtener más información que, además, posiblemente te resulte bastante útil.