MENUMENU

Naming

Concepto de Naming

¿Qué es el Naming?

El Naming es un término que se utiliza para bautizar al proceso con el que se pone nombre a una marca y a todos aquellos productos y servicios que derivan su actividad. Es una parte clave del branding y, consecuentemente, otra de las piezas más importantes dentro del campo del marketing y cualquiera de sus estrategias.

A través de su práctica, cualquier negocio termina de conseguir la identidad que necesita. A pesar de ser algo tan básico como ofrecer un nombre, es un punto esencial para que se genere una identidad de marca adecuada, ya que a su vez es aquello con lo que se va a intentar alcanzar a las masas.

Es muy habitual conocer nombres de casas o de marcas populares de diferentes sectores, y esto es solo la consecuencia de la realización de una buena estrategia de naming, junto con el consecuente impacto a través de diferentes prácticas relacionadas con el marketing y una presencia constante.

Para conseguir una buena ejecución del Naming es importante buscar algo totalmente único y que, a la vez, resulte novedoso. Del mismo modo, ha de ser sugerente, fácil de escribir, fácil de leer y por supuesto de pronunciar. De hecho, uno de los puntos más favorables es que sea corto. Todo para calar y, sobre todo, memorizarse con facilidad.

Para qué sirve el Naming

El Naming sirve para varios aspectos, pero son 3 los puntos claves que definen sus objetivos. El principal de ellos es conseguir la captación de la audiencia, llamar su atención con algo llamativo a la par que sugerente para despertar su interés y generar leads. Tras esto, le sigue la fidelización. Al contar con algo fácil de nombrar, se puede mostrar cierta cercanía que facilite la conexión.

Por otro lado, otro de sus puntos fuertes es su capacidad para posicionar una marca. Este es, de hecho, otro de los objetivos principales y de los más beneficiosos para un negocio. Bien aplicado, consigue que este se posicione mucho mejor entre el público, hasta el punto de poder tornarse como uno de los favoritos si se aúna correctamente con una buena calidad en productos o servicios.

Ejemplos de Naming

Prácticamente cualquier marca que conozcamos por su nombre es un buen ejemplo de Naming. El mero hecho de bautizar una empresa es poner en práctica este concepto, aunque se haga de mejor o de peor forma. Estamos totalmente rodeados por él, así que no es difícil encontrar casos que lo ilustren.

No obstante, vamos a poner varios ejemplos para aclararlo mejor: Nombres para Twitter Originales, divertidos muy visibles.

Más información del Naming

¿Quieres más información del Naming? En ese caso, podemos facilitarte más datos y detalles interesantes a través de los contenidos que vamos a enlazar a continuación. Pueden serte muy útiles no solo para ampliar, sino también para entender cómo es mejor proceder a la hora de poner en práctica este concepto: